Enseña a tus hijos a cuidar mascotas

Enseña a tus hijos a cuidar mascotas

Cuando niños y mascotas conviven en el hogar, es muy importante que existan unas normas básicas de convivencia, para que la relación entre ellos sea buena y no haya riesgos de que ni los unos ni los otros sufran daño alguno. Por este motivo, es de vital importancia encontrar la mejor manera de enseñar a tus hijos a cuidar mascotas y a convivir con ellas, ya que permitir que un niño crezca al lado de una mascota es una experiencia muy enriquecedora para su vida, que le enseñará sobre los valores y desarrollará, en el pequeño o la pequeña, un mayor sentimiento de amor propio y de amor por otros seres. Al igual que le enseñará sobre lo valioso que puede ser ayudar a otros y cuidar de ellos.

En este caso, es importante recordar en todo momento que estamos hablando de niños, por lo que la idea es enseñarles sobre los cuidados que se deben brindar al animal y transmitirles el sentimiento acerca de lo importante que es cuidar de las mascotas y respetarlas. Los niños deben tener claro que los animales no son juguetes, y esto se les puede inculcar a los pequeños mediante el juego, la mejor manera de aprender. La predisposición natural de los niños a jugar, hace que ésta sea una herramienta ideal para enseñarles valores y buenos hábitos, sin que ellos se sientan presionados a aprender.

La idea es que los niños perciban que, aunque cuidar de sus mascotas es una responsabilidad y deben hacerse cargo de ellas, también es una actividad muy divertida que puede disfrutarse mucho. Para ello, es conveniente que desde que son pequeños se les asignen a los niños las tareas adecuadas para enseñar a tus hijos a cuidar mascotas, labores relacionadas con su cuidado y alimentación, su cama, el sacarlos a caminar, recoger sus excrementos, llevarlos al veterinario y muchas otras. Que aprendan y puedan practicar estas labores sintiéndose acompañados y sin ninguna presión.

Tyta BasicFarm

Determina y selecciona la labor más adecuada según la edad de tu hijo, puedes encargarlo de dar de comer al animalito o de cambiar el agua de beber. A partir de los tres años de edad, los niños ya pueden ayudarnos a cepillar a la mascota. Al principio ayudados por nosotros y luego, cuando aprendan a hacerlo con cuidado, podrán hacerlo ellos solos. Otras actividades en las que pueden participar, es cambiando el agua o poniendo la comida a la mascota. Así irán aprendiendo que el animalito no es un juguete, ya que necesita de ciertos cuidados diarios, y que nosotros somos responsables de que los reciban.

Si nuestra mascota es un perro, pueden acompañarnos cuando lo saquemos a pasear. Una vez en el parque se puede dejar que los niños jueguen con el animal un rato, lanzándoles una pelota o un palo y corriendo con ellos. Esto es beneficioso para los niños porque, además de divertirse, estarán realizando una actividad física, muy importante para que se desarrollen fuertes y sanos, y para que al final del día estén más cansados y duerman mejor.

BASIC FARM

Al enseñar a tus hijos a cuidar mascotas, uno de los valores más importantes que adquieren los niños es el de la responsabilidad. Cuidar de su mascota y ver que crece sana y alegre los hará sentirse más seguros de sí mismos, tener una autoestima alta y sentirse más capaces de alcanzar sus metas. Todo esto se puede reforzar por medio del juego. Podemos proponer a los niños metas y objetivos que alcanzar. Por cada cosa que hagan bien, pueden ganar puntos y avanzar en el juego, recibiendo más responsabilidades y recompensas.

Otro punto importante es hacerle ver al niño que con la mascota se puede jugar y disfrutar, pero bajo la norma del respeto, y que las mascotas también tienen “límites de aguante”. Por ello se les debe tratar con mucho amor y respeto, así como se trata a las personas. Es importante hacerle ver al niño cómo se puede sentir un animalito cuando lo molestan o le hacen daño, podemos decirle, por ejemplo, que piense de qué manera se sentiría el niño si alguien lo molesta, o le jala los pelos, o le hace daño. Así el niño aprenderá que el animalito es tan sensible como él o ella y que debe ser cuidado y respetado. Por todo esto siempre hay que tener presente que estas enseñanzas deben estar controladas por un adulto, quien se encargará de ser testigo de la interacción entre animal e infante.

IVANNA BASIC FARM

De esta forma, puedes ver que enseñar a tus hijos a cuidar mascotas es una faena de largo impulso y que se va realizando a medida que los niños crecen, así se les permitirá ser cada vez más autónomos de cara al cuidado de sus mascotas, tendrán más responsabilidades que irán aprendiendo poco a poco, y de nuestra mano; y serán recompensados por hacer bien el trabajo que se les ha asignado. Todo ello sin que los pequeños se sientan forzados a hacerlo, entonces sí que disfrutarán más del tiempo que dedican a su mascota, reforzando el vínculo con ésta y sintiéndose más independientes y capaces.

Recuerda que el juego es siempre una de las mejores formas de aprender. Diseñar aventuras para nuestros hijos y nuestras mascotas es la forma perfecta de que la mascota perciba al niño como alguien que lo va a cuidar y proteger, y de que el niño sea consciente de que las mascotas no son solo una distracción más.

Deja un comentario