La Parvo-virosis canina – Reconozca y esté alerta a las señales de la Parvo-virosis canina

La Parvo-virosis canina – Reconozca y esté alerta a las señales de la Parvo-virosis canina

La parvo-virosis canina es la principal enfermedad viral canina. Fue identificada en 1978 y afecta principalmente a los cachorros, produciendo alteración de las vellosidades intestinales. Manifestada clínicamente con una diarrea sanguinolenta y maloliente, junto con un deterioro del estado general del animal. Una afección bastante peligrosa que puede acabar con la vida de una mascota.

La Parvo-virosis o Parvovirus es una infección muy grave que afecta el tracto gastrointestinal, los glóbulos rojos de la sangre y puede incluso llegar a dañar, en algunas ocasiones, el músculo cardíaco de los cachorros muy pequeños y en los que aún no hayan nacido. Si la Parvo-virosis canina no se trata a tiempo, esta infección acabará con la vida del animal en pocos días. Aunque existe una vacuna para prevenir la enfermedad, algunos perros vacunados pueden llegar a enfermarse. Los cachorros son muy susceptibles de infectarse, ya que la inmunidad natural que tiene la leche materna disminuye antes de que el sistema inmune del cachorro pueda combatir la infección por sí mismo, y también puede ocurrir que un perro que se haya vacunado cuando era cachorro, contraiga el virus en la edad adulta. Esto ocurre debido a que la vacuna administrada de cachorro no tiene la misma eficacia en un perro adulto.

INFOGRAFÍA VACUNAS BasicFarm

Esta enfermedad infecciosa es resistente tanto a factores físicos como químicos y tiene una supervivencia muy elevada en el medio ambiente. Tiene predilección para instalarse en células de reproducción rápida, como pueden ser las células intestinales, tejidos del sistema inmunológico o tejidos fetales. En los casos más graves, la Parvo-virosis puede llegar a atacar al músculo cardíaco, lo que supone la muerte súbita.

La presencia del Parvovirus en el intestino del perro hace que éste sea más susceptible a sufrir una infección bacteriana. Además, si el tejido epitelial está dañado, las bacterias pueden pasar directamente a la sangre, provocando una infección generalizada. El pronóstico de la Parvo-virosis canina sin tratamiento es fatal. Por ello, es necesario un correcto diagnóstico y tratamiento temprano. Dicho tratamiento se basa en proveer una dieta rica en líquidos, junto con reposición intravenosa hidroelectrolítica.

Signos Clínicos de la Parvo-virosis canina:

Algunos elementos sintomáticos son:

  • Vómitos de consistencia espesa, con espuma blanquecina, verde u otro tipo de tonalidad. Que pasan a ser acuosos y abundantes con sangre.
  • Falta de apetito y deshidratación a ritmo rápido, debido a la diarrea y al vómito.
  • En casos graves, problemas en el corazón, sobre todo en cachorros menores de seis (6) meses.
  • Diarreas con o sin sangre, (normalmente con sangre), y muy olorosas (sanguinolenta).
  • Una gran decaída anímica, tristeza, pocas ganas de interactuar. Decaimiento general.
  • Debilidad generalizada, problemas respiratorios o jadeos.
  • Ojos secos.
  • Fiebre alta: Este es uno de los síntomas claves para detectar la Parvo-virosis canina, con respecto a otros virus con los mismos síntomas.

Basic Farm

Transmisión de la Parvo-virosis en perros:

La Parvo-virosis canina se transmite por contacto directo, los perros ingieren el virus que se encuentra en las heces de perros infectados, ya que este virus permanece latente en el ambiente por varios meses. Así que los animales pueden transportar el virus en sus patas, y en el pelo y nosotros podemos llevarlo en los zapatos. También se transmite en las jaulas, los parques y zonas habituales para los perros, que pueden ser espacios donde se presenta un alto grado de contagio de esta enfermedad. Este virus se puede transmitir también por vía intrauterina, ya que si una perra está embarazada y se encuentra infectada con el Parvo-virus o ha estado expuesta al mismo, los cachorros también nacerán infectados.

Todos los perros que no hayan sido vacunados contra el parvovirus canino tienen mayor probabilidad de ser infectados, cabe destacar que en los cachorros se aumenta el riesgo de adquirir la Parvo-virosis entre el destete y los cuatro (4) meses de edad. Así que es muy importante que no saques al cachorro fuera de la casa, hasta que haya completado todo su esquema de vacunación.

Los perros se pueden deshidratar muy rápido a causa del vómito y la diarrea. La mayoría de las muertes ocurren dentro de las primeras 48 a 72 horas posteriores al inicio de los síntomas. Los cachorros menores de tres meses pueden sufrir inflamación del corazón. En estos casos, no existe diarrea así que el cachorro puede morir en unos pocos minutos o en pocos días. Aunque llegue a sobrevivir por más tiempo, el daño cardíaco es muy grave llevando al animal a la muerte.

BasicFarm

Diagnóstico de la Parvo-virosis canina:

El veterinario puede dar su diagnóstico inicial basándose en los signos clínicos, pero sólo después de haber tomado en consideración las demás causas que pudiesen provocar el vómito y la diarrea, (diagnóstico diferencial). Muchas veces es necesario confirmar el diagnóstico mediante test de laboratorio, (Por ejemplo, test ELISA en heces o un ensayo de hemaglutinación.

Tratamiento del parvovirus:

Si definitivamente tu perro ha sido infectado por el virus del parvo llévalo inmediatamente al veterinario, para que analice la situación y le diagnostique la enfermedad. El tratamiento para el Parvovirus canino empezará cuanto antes, y sus principales objetivos serán combatir los síntomas como la deshidratación, el desequilibrio electrolítico, el control de vómito y diarreas, etc.

No existe ningún tratamiento 100% efectivo para combatir el parvovirus, los veterinarios siguen una serie de tratamientos que, en algunos casos dan buenos resultados. Mantente muy alerta ante los síntomas en tu mascota.

Escrito por: Julián Rubiano

Deja un comentario