OTITIS EN GATOS

OTITIS EN GATOS

Primero definamos que es la Otitis: La otitis es la inflamación del epitelio que recubre el conducto auditivo y el pabellón auricular. Esta inflamación suele causar dolor y pérdida de audición temporal, entre otras cosas. Además, está acompañada de muchos otros síntomas que la hacen más fácilmente identificable.

La Otitis suele darse mucho cuando los felinos están con las defensas bajas, por algún motivo. El contagio de algunos posibles responsables de la otitis, como los ácaros del oído, se da por contacto directo con una zona o animal infestado, o de forma secundaria a un traumatismo, o a una infección bacteriana o fúngica, debido a un cuerpo extraño, entre otras causas.

Existen diversos tipos de otitis, según su causa y la zona del oído que afecta. Según la zona afectada podemos clasificarla en: Otitis Externa, Otitis Media y Otitis interna.

Otitis externa: Se trata de la otitis más común, pero es la menos grave y la más fácil de tratar. Afecta al oído externo, es decir, al conducto auditivo desde el pabellón auricular hasta el tímpano. Si esta otitis es muy severa, se ve muy afectado el pabellón auricular y puede llegar a romperse el tímpano, y extenderse la inflamación y afección hacia el oído medio. Lo que provoca una otitis media secundaria.

Otitis media: Esta otitis suele producirse más comúnmente cuando una otitis externa ha sido tratada ineficazmente. Se produce en el área del oído medio, dónde encontramos el tímpano, que se ha inflamado e incluso puede romperse, debido a la otitis.

Otitis interna: Es la inflamación del oído interno. Generalmente se produce por un traumatismo o por una otitis media o externa mal tratada. Por su profundidad en el oído, se trata de la otitis más compleja de curar.

Existe menos predisposición en los gatos que en los perros pero, en realidad cualquier individuo puede padecer otitis. Dentro de los felinos domésticos encontramos que los que tienen mayor predisposición son los que se encuentran entre uno y dos años de edad.

Además, los felinos de pelo largo, como suelen tener bastante pelo en las orejas, también tienen mayor predisposición a padecer otitis, puesto que los pelos en los oídos tienden a retener, en  mayor grado, la suciedad y la humedad. Los felinos que están mucho tiempo al aire libre, tienen más riesgo de padecer enfermedades auriculares, entre ellas la otitis; Por ello es muy importante la revisión periódica de sus conductos auditivos.

La otitis puede ser causada por diversas cosas como: Cuerpos extraños alojados en el conducto auditivo, bacterias, (Pasteurella multocida, Pseudomona aeruginosa, Proteus y E. coli), hongos,  (Malassezia), parásitos externos como los ácaros, (Otodectes Cynotis), y traumatismos en la zona.

Existen otras enfermedades y problemas que dan lugar a otitis secundarias, como por ejemplo: Problema hereditario de queratización, Atopia y alergia alimentaria, Hipersensibilidad por contacto y reacción irritante, Enfermedades inmunitarias, Tumores, Pólipos nasofaríngeos, entre otras.

Los signos y síntomas que presentará nuestro felino, en caso de otitis, dependerán y variarán. Sobre todo en el grado de intensidad de los mismos y dependiendo del origen causante de la otitis. Los síntomas que reconoceremos son:

– Frecuentes sacudidas de la cabeza, inclinación de la cabeza, dolor en la zona cuando les acariciamos, prurito: Que puede ir de moderado a severo, zona de las orejas enrojecida e hinchada, irritación, exudación y piodermas de toda la zona afectada, mal humor e incluso agresividad, nulas ganas de jugar, puede llegar a suceder que dejen de comer, debido a las grandes molestias y dolor que llegan a tener. 

-Abundante cerumen oscuro en los oídos, pérdida de audición, mal olor en los oídos, pérdida de pelo en las zonas afectadas, por el excesivo rascado producido por el prurito.

Es de vital importancia, para el buen cuidado de la salud de nuestro gato, que cuando detectemos uno sólo de estos síntomas, acudamos de inmediato a nuestro veterinario de confianza, para que lo revise y nos aconseje.

Deja un comentario