¿CÓMO DETECTAR PROBLEMAS DE OÍDO EN TU MASCOTA?

¿CÓMO DETECTAR PROBLEMAS DE OÍDO EN TU MASCOTA?

Dedicarle tiempo al cuidado del oído en los perros y los gatos, puede ayudarnos a prevenir o a detectar, de forma temprana, las tan dolorosas otitis. Quienes han sufrido una, saben lo dolorosas que pueden ser, tanto en las personas como en los animales.

Reconocer un oído sano es fácil: En condiciones normales de salud, la piel del oído externo es rosada, el oído tiene un olor característico y el animal no sacude la cabeza, ni se rasca de manera frecuente. Contrario a  un animal que tiene problemas de oído: En este caso, la piel del oído externo está irritada, se presenta mal olor, producido generalmente por las infecciones; hay exceso de cerumen, (cera), generalmente de color oscuro, y se puede ver movimiento constante o inclinación de la cabeza del animal, como manifestación del dolor de oído.

La inflamación que se produce en el oído por el efecto mecánico de las uñas, hace que el oído produzca una mayor cantidad de cera que, al entrar en contacto con el aire, se oxida, produciendo un olor rancio, característico de las otitis.

Entre las patologías más frecuentes, como causa de otitis en perros y gatos, podemos mencionar las de origen primario: Alergias, parásitos externos, ácaros, bacterias y hongos; o las de origen secundario, que por lo general son complicaciones de un cuadro primario: Son secundarias a otros procesos como alergias o ácaros, (Otodectes cynotis). Las otitis producidas por el ácaro Otodectes cynotis afecta tanto a perros como a gatos. Este ácaro habita en el canal auditivo produciendo mucha picazón. Se le transmite al cachorro a través de la madre durante la lactancia.

Si tu mascota presenta alguna molestia, llévalo al Médico Veterinario lo antes posible.

Algunas razas de perros, a las cuales les crece pelo dentro del canal auditivo: Como los Poodles, Schnauzer, Maltes, o razas de orejas muy largas y caídas, -el Basset Hound o el Cocker-, o razas de piel muy arrugada como el Sharpei o el Pug,  se les deben revisar sus oídos con mayor frecuencia, ya que presentan mayor predisposición a sufrir problemas de oído. Igualmente, si tu perro va frecuentemente a nadar, o le gusta sacar la cabeza y tomar el aire fresco cuando va en el carro, debes estar pendiente de sus orejas, para asegurarte de mantener sus oídos sanos y así evitar una otitis u otras infecciones.

Deja un comentario