¿QUÉ ES LA SARNA?

¿QUÉ ES LA SARNA?

   Tener conocimiento sobre qué es la Sarna, nos permite prevenirla y tratarla.

Existen un sinnúmero de enfermedades en los animales domésticos que escuchamos con frecuencia pero muchas veces, realmente, no sabemos lo necesario como para prevenirlas y tratarlas de manera adecuada y a tiempo. Uno de estos padecimientos tan comunes es la tan desatendida Sarna, es un mal común que puede presentarse bastante a menudo en animales domésticos y el término es por lo general una palabra muy utilizada, así que puede resultar aparentemente habitual cuando la escuchamos y, aún más si hablamos de animales, pero en muchos casos, no sabemos realmente qué es la Sarna y cuál puede ser su alcance y riesgos, incluso para los humanos. Por este motivo, vamos a hablar del tema de una manera general, incluyendo con toda la información importante y necesaria para que, teniendo claro el término, no siga siendo fuente de confusión ni desconocimiento.

Antes que nada, para tener claro el término y saber qué es la Sarna, hay que comenzar por aclarar que la Sarna es una enfermedad que se presenta en la piel, puede ser de los animales y a veces alcanzar a los humanos, si no se toman las precauciones debidas y a tiempo. Un padecimiento que resulta muy frecuente en los animales domésticos y que puede ser sufrida por perros y gatos. Si bien, existen distintos tipos de sarna, todas las clases son causadas por los ácaros: Parásitos diminutos que se instalan en la piel de nuestras mascotas, causándoles inflamación, dolor y comezón intensa, dejando la piel muy sensible y delicada. Propensa a tener infecciones mayores.

sarna 3-03

imagen tomada de: https://nl.wikihow.com/Schurft-herkennen-bij-honden

Existen varias especies de ácaros, y según el tipo de ácaro éstos pueden causar diversos tipos de afecciones en la piel del animal, o producir incluso Dermatosis a perros y gatos. Y esta dermatosis puede ser, a su vez, de mayor o menor nivel de gravedad.

Los ácaros se encuentran alrededor del mundo entero y son los parásitos causantes directos de la Sarna: Son parásitos demasiados pequeños que no superan los 0,5 milímetros de tamaño, los ácaros hembra son mayores en tamaño a los ácaros macho. La forma de actuar de los ácaros en los animales a los que ataca consiste en que el ácaro empieza por acomodarse en la piel de los animales, a los cuales convierte en sus hospedadores, (como se dice en términos médicos). Los ácaros viven en ellos, (no invaden de ordinario los órganos internos), y pasan toda su vida sobre el hospedador, es decir, no tienen fases de desarrollo fuera del animal hospedador, Completan el ciclo vital de su desarrollo en unas 2 a 3 semanas, según el clima donde se encuentren.

Para entender muy bien qué es la Sarna hay que tener claras todas las clases de ácaros que existen. Veamos a continuación las especies de ácaros más importantes:

  • Demodex spp: En perros (Demodex canis) y en gatos (Demodex cati).

  • Otodectes cynotis: Sobre todo en gatos, ocasionalmente en perros.

  • Notoedres cat: En gatos.

  • Cheyletiella spp: Sobre todo en gatos, ocasionalmente en perros.

  • Pneumonyssoides caninum: En perros.

  • Sarcoptes canis: En perros.

 

sarna 2-02

imagen tomada de: https://nl.wikihow.com/Schurft-herkennen-bij-honden

Fuera del hospedador, los ácaros, sólo logran sobrevivir por pocos días, máximo una (1) o dos (2) semanas, según la especie y el clima.

Todos los tipos de ácaros son muy contagiosos, pero sólo se transmiten por contacto de un animal a otro, (típicamente de la madre a los cachorros), y no mediante vectores. Algunas especies de ácaros pueden contagiarse temporalmente a los seres humanos, pero no transmiten enfermedades microbianas de una mascota a otra, ni a los seres humanos.

Ahora, para comprender bien lo qué es la Sarna y de lo que se trata es importante saber cómo empieza a manifestarse en el animal hospedador: Cuando un animal ha sido alcanzado por los ácaros, nuestras mascotas comienzan a mostrar un comportamiento inusual, rascándose con frecuencia las zonas afectadas del cuerpo, las cuales tienden a irritarse y romperse con facilidad, generando incluso sangrados en la piel del animal. Debido a que estos parásitos tienen un desarrollo rápido, las lesiones suelen crecer con mucha facilidad, se inflaman, se enrojecen y causan pérdida del pelo. En algunos casos extremos, estas lesiones pueden producir secreciones y despedir un olor rancio.

Esta enfermedad cutánea suele producirse por el contacto directo con algún animal portador, aunque, en algunos casos la genética también influye, ya que ciertas razas de gatos o perros tienen una piel más sensible y, por tanto, resultan más propensos a contagiarse con Sarna o con los ácaros. También es común que aparezca en animales con sistema inmunológico débil, así que, si nuestra mascota está saliendo de alguna enfermedad, o se encuentra débil, debemos tener especial cuidado en estos casos y mantener al animal alejado del contacto con otros animales durante algún tiempo.

Si tenemos cualquier sospecha de que nuestra mascota pudiera estar contagiada de Sarna, lo primero que debemos hacer es llevarla al veterinario. Aunque la Sarna sea una enfermedad común, es de cardinal importancia el diagnosticarla en las etapas más tempranas, a fin de evitar que la salud del animal empeore o que los ácaros se transmitan a algún miembro de la familia, lo que efectivamente puede pasar: Hay que recordar y tener muy presente que algunos tipos de sarna son contagiosos para los seres humanos.

Este parásito invasor no es por sí mismo mortal, aunque el constante picor que produce lleva a los animales a rascarse constantemente, lo que produce heridas en la piel que muchas veces son difíciles de cerrar y sanar por completo. Esto hace a las mascotas ser propensas a contagiarse de bacterias, que sí podrían hacer que desarrollen enfermedades e infecciones más peligrosas.

Una vez confirmado el diagnóstico de la Sarna, y después de que nuestro veterinario determine cuál es el tipo de ácaro que ataca a nuestro animal, se iniciará un tratamiento para su eliminación, siempre recomendado por el médico veterinario. El método a seguir dependerá del animal, de su raza, su estado de salud y lo avanzada que esté la enfermedad. En general, suele ser similar tanto para perros como para gatos.

Siguiendo las indicaciones del veterinario, nuestra mascota se librará de la sarna en poco tiempo. No hay que olvidar que es de radical importancia limpiar adecuadamente la casa así como las cobijas, juguetes y cama de nuestra mascota, desinfectar a fondo todos los objetos y lugares, para eliminar cualquier rastro del parásito;  de  lo contrario, se volverá a contagiar.

Julián Rubiano

Deja un comentario